Nací en Barcelona pero por mis venas corre tanta sangre gallega que lloro cada vez que escucho una gaita.

Dejé el instituto para ponerme a trabajar y algunos años después, retomé los estudios y me diplomé en turismo dónde conocí al amor de mi vida y padre de mis 2 curiosas peques. Recorrí hoteles, agencias de viajes, compañías de cruceros, y hasta un museo, pero al final, mi hermana y yo hicimos una SL y desde el 2013 estamos trabajando para el sector industrial.

En 2014 nació mi primera hija y me fascinaba verla JUGAR, así, con mayúsculas. Ver cómo descubría el mundo a su ritmo, adquiriendo sus propios conocimientos me atrapó y empecé a interesarme por el juego infantil y descubrí a Stern, Piaget, Pikler,... así que gracias a las herramientas que tenía en mi propio taller, empecé a fabricarle algunos materiales que pensé le podrían interesar y así fue.

 

Ahora, la llegada de mi segunda peque, me ha hecho plantearme también la manera en la que vivo, trabajo, consumo,... y además me ha removido de tal manera que me ha dado fuerzas para avanzar, renovarme, re-inventarme y ha llegado el momento de buscar una manera de vivir que se alinee con mi nueva mirada y con la forma en la que quiero criar a mis hijas, por eso, he aparcado el sector industrial y me he lanzado con este nuevo proyecto, intentando conciliar mis intereses con un trabajo que me permita vivir dignamente.

¿POR QUÉ JUGUETES?

Tengo 2 hijas a las que me encanta ver jugar y quiero compartir con el resto de familias, los materiales que he fabricado para ellas en tantas ocasiones.

Con mi hija mayor aprendí que es mejor no molestarla cuando está inmersa en su juego porque todas esas vivencias, la hacen descubrir el mundo y formarse como persona.

Creo que no es necesario que hayan muchos juguetes en una casa (díselo tú a la familia, eh  jeje), pero  es importante que los que entren sean de calidad.

Los primeros juguetes a los que tienen acceso los bebes son objetos cotidianos que tenemos en casa como cucharas, tapas, pinzas de la ropa o telas, y por supuesto los que encontramos en la naturaleza, ya sean hojas, piedras, palos o piñas. La forma, la textura, el color, el aroma que desprenden, les permite familiarizarse con el entorno y empezar a comprender el mundo que les rodea y por eso el juego es fascinante y por eso es esencial.

Gracias a esa curiosidad innata que traen de serie, quieren descubrir, explorar y cómo dijo Piaget, es justamente esa curiosidad el motor de su aprendizaje.

 

 

¿POR QUÉ DE MADERA?

La madera está viva, les conecta con la naturaleza y con el mundo en el que viven y es que es muy fácil de entender que de un árbol sale madera y con esa materia prima se ha construido el juguete que tienen en sus manos.

Como decíamos antes, son juguetes con aromas, colores, texturas que les proporcionan estímulos gracias a los cuales desarrollan su sistema sensorial.

Son juguetes con una durabilidad superior a otros materiales, así que les permite jugar muchos años e incluso que sean heredados. Por un lado, frenamos el consumismo desmesurado que estamos viviendo y por otro, al ser un material renovable, ayudamos a una menor degradación medioambiental.

Además, la mayoría de las maderas con las que trabajo tienen certificado PEFC (lo indica en el producto) que asegura que provengan de explotaciones sostenibles y estoy intentando que próximamente lo tengan todas.

Son juguetes con una estética muy cuidada (a mí personalmente me resultan preciosos), y creo que es importante educar en la belleza y que los espacios y los materiales que rodean al mundo infantil les resulten agradables a la vista.

Hay tantos motivos que la pregunta sería “cómo no iban a ser de madera?”

¿QUÉ ENCONTRARÁS EN LA TIENDA?

Los materiales que verás en la tienda fueron creados en un primer momento a modo personal para mis hijas porque viéndolas jugar he podido comprobar cuáles eran y son sus intereses y en base a eso, decido las diferentes propuestas a fabricar.

Nunca me senté con mi hija para enseñarla a leer pero cuando tenía 2 años, le fabriqué un abecedario de madera y jugábamos juntas a escribir su nombre y el de familiares y así es cómo se fue familiarizando con las letras.

Igualmente, encontrarás una pequeña sección con otros productos cómo los sellos para marcar la ropa o las botellas reutilizables, que también comercializo porque a mi personalmente me resultan muy útiles en mi día a día.

Si te gusta lo que ves y decides comprar, quiero que sepas que

te doy las gracias por creer que otra forma de consumo es posible,

por rebelarte contra el sistema y salirte del consumismo en los grandes almacenes,

por ayudar a construir una sociedad más amable y más responsable

y sobretodo, por crear un futuro mejor para nuestros hijos e hijas.