top of page
  • Vanessa

YO MISMA

Ha pasado un mes desde mi última publicación y aunque parezca poco tiempo, para mi han sido muchos días de autoconocimiento, de recordarme a mi misma por qué hago lo que hago y de recapacitar para valorar si sigo sintiendo pasión por este proyecto.


Aiam no son solo materiales, aiam, soy yo. He leído muchas veces por ahí que hay que separar el proyecto de la vida personal....


Desde que empezó el año, siento que estoy en un proceso de transformación personal, una especie de reset interno para volver a escucharme a mi, en lugar de escuchar el ruido exterior. He estado (y sigo estando) valorando el momento profesional/laboral en el que me encuentro y analizo si El taller de Aiam me sigue apasionando cómo el primer día o tiene que evolucionar de alguna manera y ¿sabes que estoy descubriendo? Pues la verdad es que un montón de cosas jeje. Iré paso a paso.


Por un lado, me reafirmo en que soy feliz cuando me levanto por las mañanas porque el proyecto que he creado me satisface totalmente. Piénsalo, creo materiales para que niños y niñas jueguen y eso es fascinante! Puede que para algunas personas sea algo muy banal y lo respeto, aunque no lo comparto. Para mí, es algo realmente importante. El juego en la infancia es su manera de vivir, de aprender, todo lo hacen a través del juego, así que, como adultas, deberíamos poner consciencia antes de facilitarles unas herramientas u otras. Por ejemplo, si vamos a un restaurante, podemos ofrecerles una pantalla o bien podemos llevar una libreta, colores, una plantilla de grafo, una pizarra con tizas,... con lo primero, puede que no nos molesten durante toda la comida pero con lo segundo, les estamos diciendo que nos importan. Les transmitimos que hemos pensado en sus intereses, les ofrecemos una alternativa adecuada a su edad, seguramente nos reclamaran en algún momento y gracias a eso, podremos conectar. Veremos sus dibujos, su creatividad,... para mi, es importante ESTAR porque algún día crecerán y ya no nos molestarán en el restaurante porque puede que no hayan venido. Sí, suena muy radical, lo sé pero es como yo lo siento.


Aún así, reconozco que me falta algo y aunque aún no sé qué es, poco a poco lo iré descubriendo. No quiero conformarme con fabricar materiales, quiero ir un paso más allá. Todavía no se exactamente a dónde me va a llevar esta búsqueda, pero si algo tengo claro es que uno de mis valores es poner consciencia a lo que hago.


Por hoy, lo dejo aquí, aunque seguro que seguiremos hablando del tema...


Vanessa Carrera



Comments


bottom of page